La libertad financiera consiste en tomar control de tus finanzas y que poseas un flujo de dinero confiable que te permita vivir la vida que deseas. También se trata de no estar preocupado por deudas o gastos repentinos. Asimismo, bajo la perspectiva de la libertad financiera, debes tomar en cuenta tu situación económica a largo plazo ahorrando activamente para la jubilación. Por otro lado, la libertad financiera también significa no estar atado a una ubicación por razones financieras, sino laborar en un trabajo que disfrutas. Estudiemos cinco maneras en las que puedes lograrlo.  

1. Analiza tu situación financiera y anota tus metas

El primer paso hacia la libertad financiera es determinar dónde te encuentras. Debes hacer un balance de tus finanzas y activos para tener una idea de qué cosas tienes que llevar a cabo para tener mayor seguridad económica. Calcula tu valor neto, que es esencialmente una evaluación objetiva de tu riqueza actual. 

Piensa en todo lo que posees y calcula su valor. Esto incluye cosas obvias como tu casa u automóvil, pero también piensa fuera de la caja. ¿Tienes algún objeto de colección valioso? ¿Cuentas con algo que casi no usas, pero que tiene un valor alto? Una vez que hayas contabilizado tus activos, agrega tus ingresos anuales, así como cualquier dinero extra que ganes cada año a través de trabajos adicionales o inversiones complementarias.

Haz una lista de todas tus deudas. Esto puede incluir deudas de tarjeta de crédito, hipoteca y cualquier préstamo. Resta tus deudas del primer número que obtuviste. El   resultado representa tu valor neto.

No puedes alcanzar la libertad financiera sin conocer tu valor neto. Saber el tamaño de tus deudas, cuánto tienes en ahorros y cuánto dinero necesitas puede ser deprimente. Sin embargo, este es un paso valioso hacia la dirección financiera correcta.

Ahora bien, ¿para qué necesitas dinero? ¿Estás desesperado por escapar de la rutina de un empleo? ¿Hay algún lugar al que siempre hayas querido viajar? ¿Necesitas ahorrar para una boda, hijos o jubilación? Es posible que no logres todo lo que quieres en un mes. Pero un año es mucho tiempo para avanzar. Asegúrate de que tu objetivo esté vinculado a un número específico que quieras alcanzar. Lo creas o no, comenzarás a trabajar para alcanzar esos objetivos sin darte cuenta. 

2. Controla tus gastos

Un paso importante hacia la libertad financiera consiste en el seguimiento de tus gastos. Puedes usar una herramienta como Mint, que te permitirá saber cuánto dinero estás gastando, en qué categorías has gastado en exceso, cuánto dinero hay en todas tus cuentas y cuánto dinero debes. Al gastar menos, dos cosas funcionan a tu favor. En primer lugar, tendrás más dinero para ahorrar para tu libertad financiera. En segundo lugar, aprenderás que en realidad necesitas muchas menos cosas para sobrevivir, lo que también te ayuda a ahorrar más dinero.

3. Crea fuentes adicionales de ingresos

Si deseas libertad financiera, es probable que tu trabajo de tiempo completo no te ayude a lograrlo. Debes buscar dinero fuera de tu trabajo actual. Algunos expertos recomiendan tener siete flujos distintos de ingresos.

Ahora, puedes ver tus fuentes de ingresos de dos maneras: ingresos activos (tiempo de trabajo a cambio de dinero) o ingresos pasivos (dinero que puede seguir fluyendo, incluso mientras duermes).

Aquí hay algunos trabajos secundarios que puedes realizar para obtener un ingreso pasivo:

  • Subarrenda una propiedad
  • Escribe y publica un e-book
  • Crea un curso en línea
  • Utiliza tarjetas de crédito con puntos
  • Compra acciones 
  • Renta una propiedad en Airbnb
  • Vende tus productos en internet
  • Haz negocios con dropshipping

Afortunadamente, tus siete fuentes de ingresos pueden provenir del mismo sitio. Por ejemplo, si eres un experto en comercio electrónico, tus siete fuentes pueden provenir de la creación de siete tiendas diferentes. Y recuerda: no necesitas comenzar con siete fuentes al mismo tiempo, puedes hacerlo a lo largo del tiempo

4. Realiza un presupuesto

Hacer un presupuesto mensual y mantenerlo es la mejor manera de garantizar que todas las facturas se paguen y los ahorros vayan por buen camino. También es una rutina mensual que refuerza tus objetivos y evita la tentación de derrochar. Estos son los pasos para realizar un presupuesto:

  • Reúne todos los estados de cuenta que puedas. Esto incluye estados de cuenta bancarios, cuentas de inversión, facturas de servicios recientes y cualquier información relacionada. Una de las claves en el proceso de elaboración del presupuesto es crear un promedio mensual.
  • Registra todas tus fuentes de ingresos.
  • Crea una lista de gastos mensuales.
  • Divide los gastos en dos categorías: fijos y variables.
  • Calcula el total de tus ingresos mensuales y gastos mensuales.
  • Ajusta tus gastos de acuerdo al resultado.

5.  Ahorra para tu retiro 

Por último, un fondo de jubilación es vital para asegurar un futuro financiero estable. Nunca es demasiado temprano para comenzar. Aprovecha cualquier programa que ofrezca tu empleador y empieza lo antes posible. Asimismo, puedes hablar con un planificador financiero en tu banco local. 

Una excelente opción para lograr tu independencia financiera es adquirir una franquicia de Casa Don Ramón Personalizado. El costo es accesible y el retorno de inversión es de 5 a 6 meses. ¡Programa hoy una cita en el (33) 1002 1025!